¿LA TERAPIA FÍSICA FUNCIONA?

La manipulacion de la columna vertebral por personal entrenado y utilizando técnicas adecuadas durante las primeras 4-6 semanas, ha demostrado ser segura y eficaz. Se requiere especial cuidado si se decide realizar una manipulación en los pacientes con signos neurológicos.

Es muy importante el combinar el control de los síntomas junto a la consejería para regresar al trabajo y a realizar actividades normales. El tratar los síntomas sin un énfasis apropiado en mantenerse activo puede llevar al paciente a tener temor de moverse.

 

Manejo de rehabilitación

Prescribir programas rehabilitadores multidisciplinarios (que incluyan medicación propia de Unidades del Dolor, programas educativos, ejercicio y tratamiento psicológico, y sean aplicados de manera coordinada por como mínimo un médico fisiatra, un psicólogo y un fisioterapeuta) a los pacientes con lumbalgia de más de 3 meses y en situación laboral potencialmente activa en los que hayan fracasado todos los tratamientos monodisciplinarios previos y a causa de su lumbalgia estén gravemente afectados en su salud física, psicológica, en su capacidad laboral y en su calidad de vida.

Se recomienda evaluar la evolución del paciente en unas 2-6 semanas. Si en ese periodo el paciente no ha mejorado, se recomienda:

Volver a evaluar la existencia de señales de alerta (banderas rojas) Evaluar si el paciente presenta signos de mal pronóstico funcional:

Los signos de mal pronóstico funcional son:

1. Creencias erróneas (como que el dolor de espalda significa la existencia de una lesión grave o se debe a una alteración estructural irreversible, o mayor confianza en los tratamientos pasivos que en las actitudes activas propias)

2. Conductas inadecuadas (conductas de miedo y evitación, reducción del grado de actividad más allá de lo que condiciona estrictamente el dolor).

3. Factores laborales (falta de apoyo en el trabajo, escasa satisfacción por el trabajo, conflictos laborales o litigación),

4. Problemas emocionales (depresión, ansiedad, estrés, tendencia al aislamiento social.